viernes, 2 de septiembre de 2011

GALLETAS DE PISTOLA







RECETA SACADA DEL BLOG " SIGUIENDO A NENALINDA "


Chus , a la que  tuve el placer de poder conocer este mes de Julio cuando estuvo de vacaciones en un pueblo cercano a Aguilas . Quedamos una tarde en que ella vendría a Aguilas a conocerme . Vino  junto con su marido y su hijo , lo cual le agradezco enormemente. Una persona muy comunicativa, quedé encantada con ella. Después de conocernos , ella me ha llamado en varias ocasiones y estamos en contacto. Es maravilloso poder  conocer a las personas que hay detrás de un blog y establecer una amistad. Desde aquí le mando un fuerte beso para ella y su familia.

Salió la conversación de las galletas de pistola y me explicó como se hacían. Yo tenía una que había comprado en LIDL hacia por los menos dos años y la tenía guardada sin utilizar; es mas, ni había abierto la caja para mirar como era. Así que al día siguiente la desempolvé y me puse manos a la obra y quedé muy contenta con el resultado.



INGREDIENTES:

525 gr de harina
340 gr de mantequilla
240 gr de azúcar
2 cucharadas de leche
1 cucharada de esencia de vainilla
1 huevo
1 cucharadita de levadura química




La mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente.
Colocar la mantequilla y el azúcar en el recipiente de la batidora. Batir hasta que tenga una textura cremosa. Añadir la leche y la vainilla y continuar batiendo. Tamizar la harina junto con la levadura y  añadir poco a poco sin parar de batir. Terminar de integrar con una espátula.
Introducir la masa en la pistola y apoyar la boca de la misma sobre la bandeja del horno o sobre una lámina de silicona. Si lo hacemos sobre la bandeja del horno esta no tiene que estar untada de mantequilla , ni ponerle papel , directamente sobre la bandeja . Pegamos un tiro, contamos un segundo y retiramos la pistola de un golpe seco, tendremos la galleta formada ( algunos de los moldes de las galletas me han dado problemas porque la masa no terminaba de salir de la pistola, pero con el resto de moldes sin problemas, a la primera me han salido. Seguiré insistiendo con los que se me han resistido.)
Meter la bandeja en el horno precalentado a 170º y cuando comiencen a dorarse las retiramos. Las quitamos de la bandeja y las ponemos a enfriar sobre una rejilla. Despues las metí en un bote de cristal y se conservaron muy bien.

Quedan muy, muy ricas.